Propósitos 2019 – ABRIL (4º)

Nuevo mes… nueva propuesta para el cuidado de la salud mental. Esta vez, nos centraremos en la forma que tenemos de enfrentar los problemas de la vida, “la gestión de los conflictos” aprendiendo a autoevaluarnos y mejorar nuestras habilidades resolutivas.

 

 

Cuando nuestros intereses/decisiones no coinciden con los de otras personas de nuestro entorno, pueden generar conflictos, e incluso, cuando tenemos que tomar una decisión que solo nos implica a nosotros mismos, a veces también surgen conflictos, en esta ocasión, de tipo interno. Y todos ellos son inevitables en la medida que somos seres sociales que viven en comunidad. Además de inevitables, los conflictos , bien llevados, no son necesariamente negativos, ya que suelen invitar a la reflexión y al desarrollo de nuevas pautas de relación y conducta alternativas a las habituales, permitiendo el crecimiento personal  a través de la adquisición de recursos persoales y sociales de comunicación eficaz y el incremento de la creatividad en la resolución de futuros obstáculos.

Pero, alguna vez te planteaste como sueles afrontar los conflictos?. Porque evidentemente no hay una única forma de resolverlos, no se trata siempre de una competición en la que “uno gana y el otro pierde”, sino que por el contrario hay alternativas como buscar un punto intermedio en el que ambas partes ganan lo mismo y/o suman fuerzas y comparten lo ganado de forma que “si uno gana el otro también”.

A grandes rasgos, la literatura sobre esta temática, habla de 5 ESTILOS DE GESTIÓN DE CONFLICTOS (modelo de Kilmann y Thomas), cada uno ligado a factores contextuales y necesidades personales, pero no son siempre estilos únicos y puros los mostrados por cada individuo, sino que solemos tener un abanico de respuestas ante los conflictos con características de varios de los estilos, resolviendo cada conflicto de forma diferencial dependiendo de múltiples factores, reacomodándonos a las exigencias de cada situación. Estos 5 estilos, son el resultado de la combinación de dos dimensiones:

Dimensión 1: grado en el que buscamos satisfacer necesidades propias (asertividad/determinación)

Dimensión 2: grado en el que buscamos satisfacer necesidades de los otros (colaboración)

 

Dando lugar a los siguientes estilos de afrontamiento:

  1. ESTILO COMPETITIVO: caracterizado por alta determinación y baja cooperación, orientado al poder y a anteponer los intereses  propios sobre los ajenos.

 

  1. ESTILO COMPLACIENTE: caracterizado por bajos niveles de determinación y altos de cooperación, que suele ceder a las exigencias de los demás y complacer los deseos de otros a pesar de que no quiera hacer lo que le piden.

 

  1. ESTILO EVITATIVO/EVASIVO: caracterizado por bajos niveles de determinación y cooperación, posponiendo toda decisión y actuando pasivamente ante situaciones que entienda como amenazadoras.

 

  1. ESTILO COLABORADOR: caracterizado por alto grado de determinación y cooperación, trabajando por conseguir una solución que interese a ambas partes y aprendiendo de las propuestas y motivos de los otros.

 

  1. ESTILO COMPROMETIDO: caracterizado por el equilibrio entre la determinación y la cooperación, buscando solución que satisfagan parcialmente a ambas partes, resolviendo el problema haciendo concesiones y sin evitarlo pero tampoco profundizando en el tanto como cuando se colabora.

 

Sabrías definir tu estilo o estilos de resolución de conflictos?

La propuesta de este mes está ligada fundamentalmente a ser más conscientes de como nos enfrentamos a cada uno de los conflictos de nuestra vida diaria. Puesto que no hay una solución mágica que sirva para resolver todos los conflictos, debemos trabajar en entendernos a nosotros mismos y nuestras pautas habituales de comportamiento, porque la solución se encuentra justamente en eso, en detectar que patrones no nos están funcionando y modificarlos.

 

Referencias bibliográficas:

Thomas, K. (2008). Thomas-Kilmann Modos de conflicto Instrumento. Perfil e informe interpretativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *