LA IMPORTANCIA DE LA ALINEACIÓN POSTURAL EN LA MARCHA (DEAMBULACIÓN)

La marcha es la capacidad de poder trasladarnos de un lado a otro, y más que eso es uno de los indicadores más importantes de autonomía. Los pacientes con trastornos de la marcha, ya sea por diferentes lesiones del sistema nervioso, caídas o lesiones musculares, a menudo manifiestan inhabilidad de llevar el peso corporal sobre los miembros afectados, lo cual puede darse por: patrones anormales de marcha, debilidad muscular, carga inversa del peso sobre un miembro para facilitar la transferencia del paso en la ambulación, disminución del equilibrio… .  La reeducación de la marcha es la suma de coordinación, propiocepción, fuerza y movilidad, que se trabajaran con diferentes técnicas para así proporcionar una óptima recuperación. Un aspecto fundamental de la rehabilitación física y neurológica es mejorar la capacidad para alcanzar una marcha independiente o asistida por ayudas biomecánicas (bastón, bastón inglés, caminador, prótesis, ortesis etc.

 

La mayoría de los desbalances musculares se deben a la inadecuada alineación postural que se presentan en ciertos músculos encargados de mantener una adecuada postura al realizar las diferentes actividades cotidianas. Para una correcta alineación los músculos agonistas (los que realizan el movimiento) y antagonistas (los contrarios al movimiento realizado) tienen que realizar su función, al mismo tiempo estar fuertes. Si tenemos una musculatura más débil que otra, un lado del cuerpo o un grupo muscular trabajará más que los otros ejerciendo una sobrecarga en las diferentes articulaciones lo cual va a desencadenar las diferentes patologías osteomusculares.

                             Imagen relacionada

El primer paso en la reeducación postural así como en una buena marcha sería una VALORACIÓN INICIAL en la que se establecen unos objetivos específicos para cada paciente basados en el criterio profesional y en los objetivos funcionales, de forma que el tratamiento permita obtener los resultados deseados por el paciente. Es importante tener presente si solo afecta los músculos o si presenta un desajuste o desalineación postural ya que involucra las articulaciones (escoliosis, cifosis, espalda plana, pinzamientos, hernias, desgastes articulares por sobre carga…). Dependiendo del grado de complejidad de las alteraciones se verá reflejado nuestro grado de recuperación de los diferentes desbalances.

            Astrid Henao Jaspe,

Diplomada en Fisioterapia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *