Propósitos 2019 – Agosto (8º)

 

Aprovechando los meses de verano en los que solemos tener unos días de vacaciones en la medida que nuestras obligaciones nos lo permiten, es un buen momento para iniciar la tarea de este mes sobre los propósitos para el cuidado de la salud mental. Este será un mes de reflexión y planificación de cara a los próximos, en el que hablaremos del crecimiento personal y el establecimiento de nuevas metas.

 

Es habitual que al repetir ciertas rutinas diariamente durante períodos prolongados de tiempo dejemos de lado las metas personales que teníamos y vivamos con una sensación de insatisfacción por que el día a día no nos llena, no estemos “viviendo plenamente”. En ocasiones  la sensación de estar estancados y perdidos en la vida se debe a la visión cortoplacista de improvisar a diario y no tener objetivos a largo plazo, de modo que cuando hablamos de establecer metas estamos dando el primer paso hacia nuestro desarrollo como individuos. La principal dificultad radica en identificar esas metas y  conocer el modo de alcanzarlas. Si este es tu caso, a continuación trataremos paso a paso como podemos cambiar de rumbo nuestras vidas planificando adecuadamente nuestros proyectos de vida, por lo que consigue lápiz y papel y toma nota:

  1. Establece prioridades: En primer lugar para tener una visión de conjunto de tu situación de vida actual debes analizar las cosas que valoras y quieres en tu vida (Ej: amistad, amor, independencia…) y las que quieres evitar de ahora en adelante. Una vez meditado, haz una lista de unos diez elementos que son importantes para ti, para luego ordenarlos por nivel de prioridad o importancia.
  2. Establece objetivos a largo plazo: Una vez tienes claro que circunstancias de tu vida actual te hacen feliz y cuales quieres cambiar es el momento de hacer una lista de cinco objetivos a largo plazo que puedes fijar a través de tus prioridades. Es decir, los planes de mejora que llevan años alcanzar pero que nos motivan a mejorar (aprender idiomas, mejorar laboralmente, ponernos en forma….etc)
  3. Planifica: Para alcanzar los objetivos que estableciste en la anterior lista es necesario pararnos a analizar los elementos que generan y mantienen tanto las situaciones que nos satisfacen como las que queremos cambiar. En concreto si por ejemplo no estas satisfecho con tu puesto de trabajo actual piensa en los estudios, las empresas y/o los contactos que pueden generar que esa situación cambie. Del mismo modo, si estás satisfecho por ejemplo con las amistades que tienes piensa en los elementos que están favoreciendo eso para poder prolongarlos en el tiempo y seguir mejorando esa prioridad.

Una vez lo tengas claro realiza una lista con los pasos necesarios para alcanzar tus objetivos, en donde lo más complejo será encontrar pasos que no entren en conflicto con las prioridades establecidos en el primer punto. Por ejemplo, si tu objetivo es crear una marca de ropa pero tienes como prioridad el cuidado del medio ambiente tendrás que plantearte estrategias de reciclado de textil que disminuyan los procesos contaminantes de esta industria, etc.

  1. Establece objetivos a corto plazo: Para enfrentar una tarea grande es necesario desmenuzarla en tareas simples que se puedan abarcar, por ello las metas a largo plazo (años) debemos dividirlas en tareas que podamos ir alcanzando por semanas y nos motiven a continuar y alcanzar la tarea principal. Para este punto ayuda usar calendarios en los que observar nuestros progresos y tener un control de las acciones que estamos realizando para alcanzar dichos objetivos.

Esta tarea permite además controlar otro factor, que es el relacionado con el proceso natural de desarrollo individual y de cambio de prioridades vitales por el cual algunas de nuestras metas pueden perder relevancia y ser sustituidas por otras, por lo que es doblemente importante monitorizar estos cambios y fijarnos siempre en si lo que hacemos nos está motivando o si debemos cambiar algo.

 

 

 

Referencias bibliográficas:

  • Bandura, A. (1998). Self-Efficacy: The Exercise of Control, W.H. Freeman and Company, Nueva York.
  • Molina, H. (2000). Establecimiento de metas, comportamiento y desempeño. Estudios Gerenciales, 16(75), 23-33.

 

Links a las publicaciones anteriores de esta serie de propósitos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *